26 febrero 2014

El estrés en la piel

Todo síntoma de estrés se nota en nuestra piel. La piel es un tejido celular que está sorprendentemente unido a nuestro sistema nervioso.

¿Cómo se puede detectar el estrés a través de nuestro cuerpo? Es muy fácil:
  • Nuestro organismo reacciona con facilidad, por ejemplo a través de eccemas, rojeces o incluso en el tono de la tez. 
  • Las hormonas del estrés provocan una vasoconstricción: el tejido se nutre peor y la piel se vuelve pálida, además, pueden provocar la aparición de acné.
  • Aumenta la producción de sudor y la falta de sueño. Esta última favorece la aparición de ojeras, rojeces, descenso de luminosidad y frescor.
En resumen, es como si nos apagaramos. Estos aspectos están relacionados directamente con la piel, pero existen otras respuestas de caracter físico y psicológico. 

Respecto a la piel, vamos a facilitarte una serie de consejos para combatir el estrés y mejorar nuestro aspecto, esto ayudará a terminar con esa situación no favorable.

¿Quieres saber cuáles son esas 10 claves para combatir el estrés en la piel?



Sigue leyendo y toma nota! 
  • Respira! Comienza por realizar ejercicios de respiración que te ayuden a tranquilizarte. Una oxigenación profunda disminuirá la tensión de tus músculos y ayudará a recuperar tu bienestar.
  • Date un paseo. Pasear 20 minutos es recomendable para la salud y para mejorar la circulación además de la digestión.
  • Mantén una dieta equilibrada. La alimentación ayudará a conseguir grandes resultados. Evita la sal, las frituras y el alcohol, para no retener líquidos.
  • Bebe mucha agua. Mantenerse hidratado es importante. Beber un sorbo de agua cuando aparecen los nervios o la tensión es una práctica saludable.
  • Hazte la vida más fácil. Simplifica tu agenda dejando las cosas que verdaderamente son importantes. Incluso elimina de tu entorno aquellas cosas que son innecesarias. Establece el orden a tu alrededor. 
  • Dedícate tiempo. Si puedes dedicarte 1h al día tu sistema nervioso lo agradecerá. Haz alguna actividad que te guste. Si es un ejercicio físico, mejor todavía: yoga, pilates, running...
  • Dormir bien ayuda. A veces se puede echar mano de remedios naturales (infusiones) para conciliar el sueño, si es que resulta complicado. Descansar y dormir bien es fundamental para hacer frente al día a día.
  • Masajea tu piel o elimina la tensión con baños, aromaterapia o música. Son muchas las posibilidades para conseguir un estado de calma y relax!
  • No pienses en negativo. Es difícil lograr cumplir este punto, pero si todo se analiza desde un punto de positividad los resultados son mucho mejores. Poco a poco todo pasa, si te ayudas es más sencillo lograrlo.
  • Una rutina de belleza es esencial, aplícate un tratamiento acorde a tus necesidades. Algunos trucos: desmaquíllate en cuanto llegues a casa, acuérdate de exfoliar tu piel una o dos veces por semana e hidrátate correctamente. Si quieres un tratamiento específico para combatir el estrés en la piel, quizás te interese conocer nuestra nueva línea.

Esperamos que todas estas pautas con una dosis de paciencia y ganas de mejorar, te ayuden a evitar las reacciones que tiene nuestra piel frente al estrés.

Otro día más...
 
Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.