07 febrero 2014

Estoy embarazada

Hoy nos gustaría conocer experiencias personales de aquellas mamis que un día tuvieron que anunciar a sus parejas, amigos y familiares que estaban embarazadas. 


Queremos saber cómo disteis la noticia, si preparasteis algo especial o fuisteis más tradicionales. Estaremos encantadas de leeros! 

Si estás embarazada ahora y acabas de anunciarlo o buscas ideas para ello, te vendrá muy bien compartir tu experiencia o conocer cómo fue la de otras mamás.

¿Cómo nos hacéis llegar vuestros mensajes? 


Nos podéis dejar vuestras experiencias reales o ideas  en nuestro muro de facebook o también vía twitter, usando siempre el hashtag #voyasermamáBABÉ (indispensable!). Si todavía no nos sigues, puedes hacerlo visitando nuestros perfiles desde el blog (busca los iconos de redes sociales, justo debajo del logo BABÉ). Incluso os animamos a incluir una foto en vuestro comentario!

En BABÉ tenemos muchas compañeras que han sido mamis y algunas han querido compartir en el blog cómo anunciaron su maternidad. Vamos allá con las historias!
  • Ania, mamá de Helena
    Mi historia tiene una parte especial, la parte que implica a mi familia y cómo decidimos trasladarles la noticia. Tengo a mis padres a muchos kilómetros de distancia, en un pequeño pueblo al sur de Polonia, Olsztyn. Así que tenía que preparar algo bonito!
    Mi marido y yo decidimos que aprovecharíamos una de nuestras charlas por Skype para decirles que íbamos a ser papás, pero de forma original…
    No queríamos hacer nada muy pomposo, queríamos que fuera una sorpresa y decirlo de forma natural. Así que nos sentamos frente al ordenador, charlamos con ellos tranquilamente hablando de los temas de siempre: trabajo, salud, si comemos bien o no (lo que les preocupa a los padres siempre) y de repente, en medio de la conversación les dije "Ahora vuelvo...". Cuando me levanté, me paré delante de la cámara del ordenador para que mis padres pudieran ver mi barriga… ¡Habíamos pintado una carita sonriente en ella! Cuando se dieron cuenta de lo que pasaba,  ¡gritaron de alegría y se emocionaron muchísimo! Fue una verdadera SORPRESA para ellos. 
    El momento fue emocionante, estábamos lejos pero poder ver sus caras de alegría fue genial. Este momento se convirtió en un recuerdo que todos conservaremos siempre. 
  • Noemí, mamá de Hugo y Unai
    Se estaba organizando la típica cena de navidad de la empresa. La emoción y el entusiasmo empezaban a asomar cada mañana. El año anterior la gran sorpresa entre los diferentes regalos fue un estupendo y maravilloso ¡¡VIAJE A PARIS PARA DOS PERSONAS!!
    Estábamos preparados para ser padres, era el momento, llevaba apenas una semana de retraso, aunque tampoco mi cuerpo era muy puntual en ese aspecto… Decidí esperar un poco más, recuerdo que fue un viernes de diciembre de 2006, salí de trabajar directa a la farmacia a comprar un test de embarazo y el sábado ya no podía más. Tras el tiempo reglamentario de espera ¡¡¡¡sorpresa!!! esta vez era un ¡¡SÍ!!, se lo dijimos a nuestros padres, hermanos y amigos, éramos felices, queríamos gritarlo a los cuatro vientos y compartirlo con todo el mundo.

    Y llegó el lunes, yo tenía un horario diferente al de mis compañeras y los minutos parecían no correr. Ellas entraban 2h más tarde que yo, mi cabeza iba a mil, tenía que preparar alguna de las mías. Fueron llegando, acomodándose en sus puestos y conforme llegaban les decía, “me he enterado de una cosa de la cena de navidad... vais a flipar!!!”. Estaban que se mordían las uñas, yo seguía poniendo interés en sus mentes diciéndoles “es que es muuuuy fuerte, mucho mejor que el año pasado”, ellas insistían en que lo dijera de una vez, entonces yo me ponía seria y les decía “no hombre, cuando estemos todas”, y llegaron las 4, y llegó el momento. Las llevé a la zona del comedor y lo solté: “Este año como súper regalo de navidad sortean ¡¡¡UN VIAJE A MALDIVAS!!!”. Debí ser muy convincente porque todas cayeron al instante, estaban como locas, ya se veían con sus bikinis en esas aguas cristalinas, tomando el sol en la playa... Llegué a pensar que nos les iba a hacer tanta ilusión el hecho de que la verdadera noticia era que estaba embarazada, aun así, cuando dejaron de soñar y con una sonrisa que no me cabía en la cara les dije “¡¡¡QUE NO, QUE ES BROMA, QUE ESTOY EMBARAZADAAAA!!!" Y la verdad es que se alegraron tanto o más que minutos antes.
  • Ana, mamá de Marcelo y Máximo
    Pues yo en general fui bastante tradicional. Con mi primer hijo, Marcelo, me acuerdo que me hice el test en mi anterior empleo y me lo hice unas 5 veces (¡me gasté mucho dinero en tests de embarazo!), porque lo hice tan pronto que la raya se veía súper finita... Al final, en el 5º, ya se veía claramente así que lo celebré antes con mi cuñado (por aquel entonces trabajaba con él) que con mi marido y luego cuando llegué por la noche a casa, le di la noticia en persona: "¡Qué síííííí! ¡Que nos hemos quedado embarazados! Yujuuuuuuu...".
    Con nuestro segundo hijo, Máximo, lo que hicimos en el 2º mes (porque a la primera no salió), fue ir a comprar juntos el test de embarazo. Mientras mi marido jugaba en la terraza con Marcelo, yo me metí en el baño para hacer la prueba. Lo veía por la ventana súper nervioso, cuando el resultado fue "SÍ", salí corriendo y les di a los dos la noticia: "¡Que síííííí, sí que estoy! ¡Vas a tener un hermanito Marcelo!", y nos fuimos los tres a cenar para celebrarlo. Le hice una foto al predictor y empezamos a compartir la noticia con toda nuestra familia y amigos.

Gracias a nuestras compañeras por compartir su experiencia.

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.