16 junio 2015

Hidratación en niños y bebés

En BABÉ nos preocupamos mucho de cuidar a los más pequeños, para ello debemos conocer qué cuidados son los que requieren.

¿Sabemos realmente cómo es la piel de los bebés? 

Estos son los principales motivos por los que la piel de los bebés y los niños es tan diferente de la nuestra:
  • Menor grosor de la pielAunque tanto bebés como adultos compartimos el mismo número de capas, la de los más pequeños es más fina y delicada.
  • Más vulnerable a influencias microbianas y más permeableFrecuentemente estamos rodeados de sustancias que, en el caso de los más pequeños al tener mayor permeabilidad se absorben con mayor facilidad llegando hasta las capas cutáneas más profundas.
  • Mayor contacto con los agentes externosCon la llegada del calor, su piel es más sensible a los rayos UV. Los melanocitos, que se encargan de bloquear los rayos ultravioleta del sol, también están presentes en la piel de los bebés pero están menos activos. Aumento de la actividad sebácea.
  • pH cutáneo aumentadoAl nacer tienen un pH inicial neutro, mayor capacidad de absorción, texturas más fluidas por ello la mayoría de productos destinados a los más pequeños tienen entre un pH6.
  • No está desarrollada funcionalmente la actividad sudoral. Esta función no se completa hasta que cumplen los 2 años, hasta entonces, la actividad de sus glándulas sudoríparas  es tan reducida que no pueden compensar la piel en el caso de altas temperaturas.
¿Cómo mantenerlos hidratados? 

Te indicamos cómo tener su piel más hidratada porque sabemos que en su bienestar reside tu tranquilidad:
  • Busca productos formulados específicamente para Pediatría, es decir, que estén adaptados a sus características y necesidades diarias para aportarles la higiene, cuidado y protección infantiles que necesitan.

  • Si tiene la piel atópica o presenta un mayor grado de sequedad, te recomendamos que pruebes el Jabón Emoliente (izquierda) y la Crema Emoliente (derecha), ayudarán a restablecer el nivel de hidratación cutáneo gracias a su rico contenido  en ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6.
  • Su correcta hidratación reside tanto en su piel como en su organismo. En el caso de los recién nacidos que se alimentan de leche materna no es necesario que ingieran agua ya que la leche materna aporta agua, sales y nutrientes necesarios para estar bien hidratados. Si quieres saber cómo mantener hidratado por dentro a tu bebé no te pierdas los consejos de Nonabox
Si te surge cualquier duda o pregunta no dudes en consultarnos.

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.