23 agosto 2016

Juegos para niños en casa con filosofía Montessori

Antes que nada, ¿qué es el método Montessori? Es un proceso educativo que se basa en la estimulación de los niños, mediante la necesidad de libertad dentro de los límites y un entorno cuidadosamente preparado, que guiará a nuestros pequeños en sus momentos de curiosidad y aprendizaje, los denominados 'periodos sensibles', con el objetivo de ayudar a que el niño alcance su máximo potencial en todos los ámbitos de su vida.

Parece algo complicado, pero en Babé nos gusta poneros las cosas fáciles, y con unos sencillos pasos podemos crear en nuestra casa el entorno perfecto para comenzar a jugar con nuestros niños y que por fin ¡aprender no sea aburrido!

Para empezar a jugar en casa lo más importante es el ambiente, proporciona a tus niños oportunidades seguras en las que crear y poder ser independiente, es importante que llegue sin dificultad a objetos y que sean de su tamaño. Pero sobre todo, que tenga un buen guía, en este caso tú, por lo que te recomendamos tener en la mesita el libro 'Jugar y Aprender con el Método Montessori', en el que te guían, recomiendan y proponen, montones de aprendizajes que pueden utilizarse en la rutina diaria.


Busca utensilios del hogar que se adapten a sus medidas, te recomendamos echar un ojo en Imaginarium. Así tu pequeño tendrá a su alcance herramientas con las que poder crecer y sentirse mayor, dale una escobita tamaño 'mini' y deja que juegue barriendo detrás de ti, incluso si quieres puedes esparcirle unos crispies y que vea como los va recogiendo y muéstrale como hacerlo.

Jugad con papeles, haced figuritas de origami, deja que rompa, pegue, doble y cree, esto desarrollará la motricidad fina del bebé, su creatividad y capacidad espacial.

Jugad a limpiar los platos, enséñale como lo haces tú, llena un barreño con agua y jabón, haz espuma y deja que aprenda a hacerlo y se divierta. Quizás ahora le parezca divertido, pero en un tiempo se convertirá en una costumbre que ayudará mucho en casa.

Mete en una caja diferentes objetos, tápala y juega a que tu niño saque un objeto en concreto, esto desarrollará su imaginario y su sentido del tacto.

Ordenar por colores cuentas de diferentes formas y tamaños. Es un buen ejercicio para la vista y el tacto, además les ayuda a ser más ordenados con sus cosas.

Jugad con plastilina, no es necesario crear nada, deja que disfrute incluso que clave pequeños objetos, como tornillos de juguete, y calcule por si solo la fuerza de sus manos y desarrolle los músculos de sus dedos.

Mientras estás doblando la ropa, déjale un montoncito al pequeño, jugad a tocarla, a conocer diferentes texturas, y a separarla en similares.

Cread abalorios con pasta o diferentes cuentas, quizás con macarrones, pintadlos de colores y que diseñe su propio collar introduciéndolos en un cordel.

Cocinad algo sencillo, preparad un postre fácil, en el que tengáis que pesar los ingredientes, controlar el tiempo de cocción y estar pendientes. Esto desarrollará su sentido de la responsabilidad y ¡tendrá una dulce recompensa!

En definitiva,"Crea en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan, el tiempo se encargará de descifrarlas en su entendimiento y hacerlas florecer en su corazón" María Montessori.

Si quieres saber más sobre este método, te recomendamos consultar el Instituto Internacional Montessori.

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.