20 septiembre 2016

Rutinas según tu tipo de acné

El acné, esa afección de la piel que tanto nos cuesta controlar y que por mucho que lo intentemos no conseguimos hacer desaparecer de nuestro rostro. Es tan difícil hacerse con el a causa dos problemas: por un lado la glándula sebácea produce un exceso de grasa y, por otro lado, se da una obstrucción de los orificios de la superficie de la piel, llamados poros. Esto desencadena una inflamación del poro que creará el temido granito. 



Por lo que desde ya, debes incorporar a tu rutina diaria estos tips:

- Una alimentación sana y sin exceso de grasa
- Tratar de no tocarte la piel y menos sin haberte lavado las manos
- (Para ellos) Cuidado al afeitarte
- (Para ellas) Un maquillaje sin grasa (oil free) que no tapone los poros

Pero no todos los casos de acné son iguales, y tampoco sus tratamientos, por lo que desde Babé, donde trabajamos para cuidar y mimar vuestra piel, queremos ayudaros y guiaros según el grado en el que tengáis desarrollada esta alteración:

Acné severo
Estos son los casos en los que los puntos no solo se concentran en tu rostro, sino también en la espalda o el cuero cabelludo. Además duelen y se infectan con facilidad. Si es tu caso, recomendamos visitar al dermatólogo, para que él te haga un estudio de la piel completo y pueda darte un diagnóstico y el tratamiento médico adecuado.

Para ayudar a este tipo de tratamientos dermatológicos antiacneicos prescritos por el médico (tratamientos que normalmente llevan isotretinoina), te recomendamos utilizar la Crema Hidratante Reparadora especial para el cuidado diario. Esta fórmula reparadora es capaz de regenerar los estados de gran sequedad o descamación de la piel, gracias a la Manteca de Murumuru, la cual, además, está indicada para prevenir la nueva formación del acné.

Acné moderado
Para este tipo de afección, en la que los granitos aparecen de forma continuada pero no en exceso, te recomendamos:

-Limpiar tu piel diariamente con el Tónico Astringente que estimula y tonifica la piel, eliminando los restos de suciedad e impurezas a la vez que ejerce una gran acción secante sobre las lesiones inflamatorias.
-Aplicar de 1 a 2 veces a la semana la Mascarilla Seborreguladora con alta concentración de arcilla blanca, que consigue una gran absorción de la grasa superficial y deja la piel matificada. Además, previene y elimina la formación de granos y puntos negros porque controla la proliferación microbiana y desobstruye los poros. 
- Hidratar tu piel de forma controlada con la Hidratante Matificante, que seborregula la producción de grasa, garantiza la acción antibiótica del acné  y deja tu piel sin brillos, efecto mate.

Acné ocasional
Si tienes la suerte de encontrarte con uno de estos granitos muy de vez en cuando, en momentos de estrés, etc. la mejor rutina para ti es:

- Eliminar cada día las impurezas de tu piel con el Gel Limpiador Purificante que te ayudará a controlar la grasa y el exceso de brillos de tu rostro y refrescará tu piel, evitando nuevas apariciones.
- Aplicar el Gel Secante de acción rápida en puntos localizados, para ayudar a su desaparición y cicatrización de lesiones inflamatorias.

Ahora sí, ya podemos ir despidiéndonos de esos granitos de más.

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida
.