15 noviembre 2016

Cómo hidratar la piel de los más peques en invierno

Ahora si parece que el invierno está más cerca. Es llegar el frío, y las mamis empezamos a obsesionarnos con los temidos constipados, gripes y demás, cubriendo a los nenes de mil capas de ropa. Sin embargo, a veces con la intención de que estén siempre calentitos, nos olvidamos de una parte muy importante, cuidar su piel. Dado que la sobrexponemos a ambientes demasiado secos y calurosos, ésta sufre incluso más que en verano. Por eso, desde Babé, te queremos contar el ritual perfecto que podéis seguir a diario para cuidar y mimar su piel:














    
A la hora del baño

Es el momento de hidratar la piel, pon especial atención en la temperatura del agua, debe estar calentita, pero tampoco en exceso. Además, es importante saber el tipo de piel que tiene tu bebé y cómo cuidarla según sus necesidades. Toma nota:

Piel seca, si tu pequeño tiene la piel atópica, sensible y delicada, préstale especial atención en este momento del día. Aplícale el Jabón emoliente Babé, que restablece el nivel de hidratación cutáneo gracias a su contenido en ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6. Aclara su cuerpo secándolo suavemente con una toalla para no irritarla, y mediante un suave masaje aplícale la Crema Emoliente Babé que regenerará las zonas de sequedad localizadas, aliviando la sensación de picor, irritación y tirantez, proporcionando a tu pequeño un confort inmediato.

Para pieles normales, después del baño dale un suave masaje con la Leche hidratante Corporal Pediátrica, que contiene Manteca de Kokum que ayuda a mantener y reforzar la función protectora natural de la piel.

En casa: 


Buscamos por todos los medios que nuestros peques no pasen ni un poquito de frío en casa, tanto que, a veces, olvidamos que los radiadores y calefactores secan el ambiente e irritan la piel, sobre todo la de ellos. Es importante que humidifiquemos todas las zonas de la casa, con paños mojados sobre los radiadores, humidificadores, etc. Esto protegerá la piel fina y delicada de los más pequeños.

En el exterior:

Debes abrigarle, pero nunca demasiado, ya que eso le haría sudar y podría irritar su inmadura piel o ser la causa de un resfriado. Aún así, es aconsejable que salgáis a la calle, que tu peque respire aire puro y reciba luz natural también en invierno. Para ello, antes de salir, aplícale en el rostro la Hidratante Facial Pediátrica, que le protegerá del los agentes externos. Y si hace solecito, nada mejor que aplicarle la Hidratante Facial Pediátrica SPF 30, con alta protección solar UVA-UVB.

Ahora ya tienes los pasos a seguir en cualquier momento del día para que su piel siga siendo, y por mucho tiempo, así de suave y aterciopelada. 

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.