22 noviembre 2016

Remedios para cuidar tus manos en invierno

La piel de las manos es una de las zonas más expuestas de nuestro cuerpo. La actividad diaria las daña casi de continuo, y eso hace que pierdan su elasticidad y suavidad natural. Si a eso le sumamos los climas fríos, el viento, el agua excesivamente caliente y los ambientes cerrados y secos en los que solemos estar en invierno, creamos el cóctel perfecto para que nuestras manos no luzcan tan bonitas como nos gustaría solo con una simple manicura.















Por eso, desde Babé, queremos ayudaros a recuperar esa suavidad perdida con los tratamientos y remedios caseros más adecuados. Combatir los síntomas que afectan a nuestras manos en invierno es más sencillo de lo que parece. 

Remedio para manos rojas

Muchas veces tenemos las manos enrojecidas, e incluso nos pican, a causa de las bajas temperaturas y la sequedad. Por eso, este remedio calmante inmediato os será de gran utilidad. Hierve 350ml de agua con 4 bolsas de té de manzanilla durante 4 minutos. Deja que se enfríe un poco e introduce tus manos en esta infusión delicadamente curativa. Cuando sientas tus manos mas relajadas, acláralas y date un suave masaje con la Loción de Manos Babé, que te proporcionará un confort automático y duradero. 

Rejuvenecimiento y vitalidad 

Este remedio es ideal para manos opacas y envejecidas, siempre sometidas a agentes dañinos, como líquidos y detergentes agresivos para la piel. Mezcla una cucharada de aceite de oliva con un poco de azúcar, creando una mezcla exfoliante natural, y masajea tus manos con el ungüento durante unos 10 minutos. Así eliminarás impurezas y nutrirás la piel al mismo tiempo. Cuando hayas acabado no olvides la Crema hidratante para proteger tus manos. 

Recuperar flexibilidad

La piel de las manos tiende a agrietarse y contraerse en esta estación. Para volver a hidratarla y retornarle su flexibilidad, prepara una loción natural a base de naranja y miel. Solo tendrás que exprimir una naranja y mezclar su jugo con una cucharada de miel, déjalo reposar en tus manos durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia. Por último aplica la Loción Hidratante y deja que tus manos vuelvan a cobrar vida.

Eliminar sequedad y aparición de grietas

En las manos agrietadas, pueden aparecer pequeñas heridas que dañen y estropeen el tejido de la piel, dando lugar al temido escozor y picor. Para evitarlo, hierve copos de avena en agua hasta obtener una mezcla espesa. Rocía tus manos con esta pasta y déjala actuar por 15 minutos. Después de aclararla, masajea tus manos con la Loción Hidratante.

Rutina de prevención diaria. Máxima hidratación

Para evitar que tus manos sufran todas estas molestias, lo mejor es prevenirlas con un sencilla práctica a introducir en tu día a día. Masajea tus manos cada noche con el Gel Aloe 100%, no olvides las zonas de debajo de las uñas y entre tus dedos. Enjuágate y una vez más, aplica la Crema de Manos Babé en tus manos antes de dormir. Hidratarás, calmarás y suavizarás la piel de tus manos cada día. 

Disfruta de unas manos hidratadas este invierno y di adiós a picazones incómodos. Si sigues nuestros sencillos consejos, tus manos estarán cuidadas y calmadas durante el frío. 

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.