18 abril 2017

La importancia del sueño para la piel

¿Notas tu piel apagada, cansada o áspera? ¿Las ojeras se han instalado bajo tus ojos? Quizás es el momento de contar tus horas de sueño. Se han realizado estudios que revelan que dormir menos de 8 horas puede afectar a la salud de nuestra piel. Y es que, aunque a veces lo pasemos por alto, la piel es un órgano muy sensible que está en contacto con el ambiente, por lo que puede sufrir alteraciones a causa del cansancio.



















Entonces, ¿por qué necesitamos dormir más?

- Cuando no dormimos bien nuestro cuerpo aumenta los niveles de cortisol, que es la sustancia que descompone el colágeno y la elastina de la piel.

- Durante la noche se reactivan las hormonas del crecimiento, las cuales ayudan a la regeneración de la piel. Es en este momento cuando la actividad celular de la piel está en su máximo exponente y las células se regeneran casi un 300% más rápido que durante el día.

- Al estar en reposo, tu sistema puede dedicarse en mayor medida a absorber nutrientes y reparar la piel de una manera más eficiente. Por eso se recomienda que muchas cremas se apliquen por la noche, como el Concentrado Lumiperfect Babé, que aporta un extra de antioxidantes y ayuda a mantener la piel radiante.

En definitiva, cuando dormimos nuestra piel descansa y se recupera del contacto con agentes que la pueden dañar, como la luz solar o la contaminación. Así que, ¡toca irse a dormir pronto y descansar las horas de sueño necesarias! Pero no vale echarse en la cama y cerrar los ojos, te contamos los mejores pasos seguir antes de acostarte para que tus horas de sueño sean aún más efectivas:

1. Límpiate la cara

Es importante que tu piel respire tranquila durante la noche. Para ello, debemos eliminar cualquier resto de maquillaje o suciedad que impida la correcta transpiración de la piel mientras se regenera. Te aconsejamos utilizar el Agua Micelar de Babé, que limpia y desmaquilla el cutis en profundidad. Un producto no agresivo ideal para todo tipo de pieles, incluso para las más delicadas.

2. Hidrátala antes de dormir

Puedes utilizar la Crema Hidratante Vitalizadora Babé, que gracias a su alto contenido en antioxidantes del Mediterráneo ayuda a proteger las células del estrés oxidativo y nutre la piel de activos hidratantes.





















3. Elige una posición correcta

Dormir boca abajo o sobre el lado incorrecto puede puede ser el causante de la aparición de arrugas en la cara, sobre todo en la frente y mejillas, el cuello o el escote. La culpa la tiene la presión que ejercemos contra la almohada y las sabanas, que dejan huella en nuestra piel. Así que la mejor posición para dormir es boca arriba, dejando la mayor parte de nuestro rostro al descubierto y eliminando cualquier presión. Si es incómodo para ti, puedes ayudarte de almohadones que te acomoden la postura. ¡Será casi como dormir entre algodones!

Por último, cuando te levantes, no olvides volver a cuidar tu piel y aportarle también su dosis de cafeína. Con el Contorno de Ojos Antiedad Babé y su fórmula enriquecida con cafeína, descongestionarás la zona y conseguirás un efecto anti-fatiga corrigiendo tus ojeras.





















Ahora sí, ¡quedan inauguradas la largas horas de sueño! Para que nuestra piel empiece a lucir más radiante, luminosa y fresca que nunca.
Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.