14 agosto 2017

Cómo hacer helado caseros saludables

Tomarnos un helado se ha convertido en un hábito de cualquier estación del año, pero es en verano cuando más apetece refrescarnos con uno de ellos. Un capricho que no debemos evitar concedernos, ya que, además, es una manera deliciosa de combatir las altas temperaturas estivales y calmar nuestra sed.



















Normalmente, siempre acabamos consumiendo los clásicos helados industriales que contienen cantidades elevadas de azúcar, conservantes y espesantes, que son muy poco saludables y además nos aportan un elevado número de calorías. Por eso, hoy hemos preparado una alternativa que seguro os encantará. En BABÉ somos muy fans de buscar opciones saludables, y en materia de helados, no podía ser menos. ¿Quieres aprender a hacer tus propios helados caseros saludables? ¡Pues manos a la obra! Hoy os contamos lo que necesitáis para convertiros en expertas artesanas de helados naturales, y porqué es preferible consumir nuestras propias elaboraciones.

Adquirir los moldes adecuados
Lo primero que necesitamos es comprar los moldes y poleras adecuadas. Podéis encontrarlos en cualquier tienda de menaje para el hogar. Existen gran variedad de modelos, algunos muy divertidos para que los más pequeños de la casa disfruten comiendo helados saludables, con distintas formas y diseño para elaborar recetas originales. Si no dispones de ellos, o simplemente quieres prepararlos ahora mismo, también puedes emplear un recipiente de cristal y cubrirlo con un film transparente.

Elegir los ingredientes que vamos a utilizar
Entre los ingredientes que podemos seleccionar para preparar nuestros helados caseros, encontramos una gran variedad que nos van a aportar vitaminas y nutrientes esenciales para nuestro organismo. De esta manera, nos refrescaremos y alimentaremos de manera sana y baja en calorías. El ingrediente principal serán las frutas, ¡tu eliges tus favoritas! Según el gusto de cada uno, añadiremos yogur o leche, desnatada o vegetal, y algún edulcorante, como estevia, miel o sirope de agave.



















Cómo elaborarlos
Preparar los helados a mano y caseros no tiene mucha complicación. De esta manera controlamos y elegimos los ingredientes que más nos gustan, naturales y sin colorantes ni conservantes. Por ejemplo, para elaborar el helado de fruta, es tan sencillo como seleccionar la fruta que nos apetezca e incluso mezclar varias que nos gusten, trocearlas, añadir hielo y mezclar en la batidora/picadora. Añade luego edulcorante al gusto, introdúcelo en el molde y congélalo. Para los amantes del chocolate, no olvidéis este clásico, ¿quién no se ha hecho cuando era niño el clásico polo de hielo con cacao en polvo?
Otra alternativa es hacer el helado con yogur, lo espesará y dará más consistencia y sabor.  Cuando esté listo, puedes añadirle algún topping, como coco rallado, cacao en polvo o almendras laminadas.

¿A quién no le encanta degustar un helado saludable en verano? ¡Que os aproveche!
Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.