07 agosto 2017

Cómo mantener la piel hidratada en verano

Especialmente en verano, mantener nuestra piel hidratada es todo un reto. El calor deshidrata más rápido la epidermis, y la producción de sudor tienda a aumentar la humedad. Además, la exposición al sol provoca que nuestra piel se reseque y, en ocasiones, puedan aparecer las temidas manchas.

Una buena hidratación es necesaria durante todo el año, pero en verano particularmente, no lo podemos pasar por alto. Para evitar que nuestra piel se muestre reseca, áspera y envejecida, debemos hidratarla tanto por fuera como por dentro, esto nos ayudará a tener una apariencia saludable, con el tono de la piel unificado y con un bronceado más bonito y duradero.  Por eso, hoy recopilamos algunos cuidados básicos que nos ayudarán a que nuestra piel luzca perfecta en estos meses de verano.
















Tomar mucho líquido
Es recomendable en la época de verano aumentar la ingesta de líquido, esto nos ayudará a mantener la hidratación de nuestra piel, oxigenarla y limpiarla. Debemos beber aproximadamente ocho vasos de agua al día, combinables con infusiones, como té frío, o fruta y zumos naturales.
















Cuidar nuestra alimentación
También hay que tener mucha precaución con las pautas de alimentación que seguimos en verano. Es aconsejable comer productos que ayuden a la hidratación de nuestro cuerpo por dentro, ya que un porcentaje elevado del agua que ingerimos al día procede de los alimentos. Los más recomendados en verano son el melón, la sandía, melocotones, ciruelas, pepino, lechuga, tomate y calabacín, entre otros muchos. Además, nos beneficiaremos de un alto contenido en vitaminas, minerales y fibra, con un aporte calórico bajo y grandes beneficios para nuestra piel.

Hidratar nuestra piel por fuera
Otro hábito fundamental a tener en cuenta en el cuidado diario de nuestro cuerpo es una correcta hidratación, para evitar que se reseque y esté áspera. Igual que durante todo el año, continúa con tus rituales de limpieza e hidratación diaria. Os recomendamos probar el nuevo Agua Micelar en Aceite de BABÉ, que combina la limpieza y la hidratación gracias a las micelas y los aceites esenciales. Así como nuestra línea de Hidratación 24h, que prolonga durante todo un día la flexibilidad de tu piel.

Sin embargo, con el calor, la playa, la piscina y la exposición al sol, nuestra piel requiere de un extra de cuidados para mantener también la hidratación corporal. Después de una buena ducha con agua tibia, es recomendable finalizarla con agua fría para cerrar los poros y seguidamente, aportarle la hidratación que necesita en seco. En BABÉ os recomendamos nuestro Spray Reparador Calmante para rostro y cuerpo, que calma, repara, hidrata, refresca y cuida la piel después de la exposición solar. Se puede aplicar en niños a partir de los 3 años y proporciona grandes beneficios, por lo que seguro lo usaré toda la familia.






















En BABÉ siempre queremos lo mejor para vosotras y estamos a vuestra disposición para cualquier duda o consulta que queráis hacernos. Ahora solo podemos seguir deseando que disfrutéis de esta maravillosa época estival, eso sí, ¡no dejéis de seguir nuestros consejos!
















Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.