18 septiembre 2017

Cómo reparar y cuidar tus labios

Los labios son una zona de nuestro rostro muy delicada. Se resienten con las temperaturas bajas y también sufren las largas exposiciones al sol. Son además una zona que habitualmente maquillamos o acentuamos con bálsamos y labiales, por lo que mantenerlos en buen estado es imprescindible para la mayoría de las mujeres. Es por eso que hoy os presentamos un ritual completo de cuidados, con trucos caseros y un nuevo producto. ¡Sigan leyendo!















¿Tienes los labios secos y agrietados?

Una vaselina o bálsamo común no es suficiente para regenerar la piel de una zona tan delicada que se encuentra dañada, por eso, la nueva fórmula de Laboratorios Babé se ha convertido en un must. El Raparador Labial es un tratamiento reparador en formato crema, formulado para regenerar la zona perinasal y de los labios cuando se encuentran en estado de sequedad o irritación. Su objetivo es nutrir al máximo estas zonas para favorecer la regeneración de la piel, y puede aplicarse varias veces al día si posees labios con tendencia seca, sobre todo el invierno.























¿Tienes los labios cuarteados y con pielecitas?

Si las pieles muertas de tus labios te impiden incluso pintártelos, la exfolicación casera puede ser el complemento perfecto al Reparador Labial de BABÉ. Realiza una mezcla con café o azúcar y aceite de oliva o de coco, y aplícala en tus labios realizando un masaje suave. Déjala actuar durante cinco minutos y retírala con agua templada. Posteriormente aplica el bálsamo reparador, ¡verás qué diferencia! Este truco casero es muy eficaz, pero solo se debe realizar cuando sea realmente necesario. Si abusamos de la exfoliación conseguiremos el efecto opuesto: irritación, grieta y escozor.

Completa el ritual con protección e hidratación diaria.

Aunque tus labios no sean demasiado secos, es necesario protegerlos de las condiciones atmosféricas e hidratarlos a diario. Aplicar el Stick Labial SPF 20 cada día y aporta una hidratación prolongada a tus labios, además de protección gracias a sus filtros solares. Llévalo siempre en el bolso y aplícalo tantas veces como creas necesario, ¡es un imprescindible!
















Los labios son como pequeñas esponjas, por lo que hay que tratarlos con mimo y colmarlos del cuidado. Protégelos del sol, hidrátalos con frecuencia, evita el uso de cosméticos poco apropiados y repáralos cuando lo necesiten. En BABÉ encontraréis todo lo necesario para mantenerlos bonitos y saludables.
Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.