17 julio 2018

A la playa con niños, cómo sobrevivir

¿Espacios cerrados? Sin problemas. ¿Centros comerciales? Benditos sean los parques infantiles y coches animados. ¿Actividades al aire libre? Pongámonos en guardia. Como buenas mamás que somos, lo de estar con los cinco sentidos siempre alerta es algo habitual, sin embargo, éstos se agudizan cuando estamos en espacios abiertos con nuestros pequeños. Ir a la playa con niños no siempre es fácil. Por eso nos hemos puesto manos a la obra, y hemos preparado una lista de  tips que te ayudarán a tener el control y a mantener la calma, tan necesaria con ellos.
















La organización es fundamental. Para ahorrarte los típicos "mamá, me aburro", "mamá, tengo sed", "mamá, no quiero más sol"; haz una lista antes de salir de casa con una solución exprés ante los posibles escenarios que se te ocurran.

Protégele del sol
Como ante todo gran partido, el calentamiento es básico. Media hora antes de la exposición al sol, embadúrnales de crema con alta protección solar.

Como sabemos que no todos los peques son iguales, ni a todas las mamás les gusta los mismo, en Laboratorios Babé tenemos dos tipos de crema protectora. Ambas testadas dermatológicamente, hipoalergénicos, con alta tolerancia cutánea y sin alcohol, parabenos, aceites minerales, ni colorantes en su composición.

Con un factor de protección solar muy alta, tenemos el Fotoprotector Pediátrico Loción SPF 50+ con el tradicional formato de tubo. Es muy resistente al agua y con un acabado uniforme, especialmente pensado para la piel del bebé y niños con fototipos muy claros, medios y oscuros. Luego tenemos su versión en formato spray, el Fotoprotector Pediátrico Spray SPF 50+. ¡Encima son 2x1: sirven tanto para la cara como para el cuerpo!

Y no te olvides del protector labial, las gafas de sol con filtro UVA, el sombrerito o gorra de rigor y la ropa ligera.

Socorrista y reglas de baño
Si vas a la playa con niños, siempre es bueno estar cerca del socorrista. Cuantos más ojos estén vigilando, mejor. Además, con la excusa, puedes explicarles por qué hay que tenerle respecto al mar y nunca separarse mucho de la orilla, levantar las manos si algo no funciona, indicarles puntos de referencia o hacer una pequeña masterclass de natación.

Comida y bebida
La hidratación constante y la comida nada copiosa serán tus armas para mantenerlos protegidos y con energía desde el interior.

No esperes a que te digan que tienen sed para hidratarlos, muchas veces con la diversión nos olvidamos de escuchar a nuestro cuerpo. Llévate una neverita repleta de agua, zumos frescos y frutas. La sandía, la mandarina y el melón tiene un alto contenido líquido, por lo que son muy recomendables a modo snack.

Juguetes
Imprescindibles. Las palas, el cubito, los moldes, las tablas de surf, las colchonetas... En las tiendas vemos todo el kit ya preparado. Pero ojo, busca siempre el sello CE (Conformidad Europea), que acredita que han sido fabricados acorde a la normativa de seguridad de la Unión Europea.

Ahora que ya sientes alivio al descubrir que ir a la playa con niños no es misión imposible, puede que te interese echarle un vistazo a los planes que hemos ideado en Laboratorios BABÉ para pasar un verano con niños libre de aburrimiento. ¡Esperamos que te ayuden!

Gracias por dejarnos formar parte de tu vida.